En el Llano
NUMERALIA MALIGNA

FacebooktwitterFacebooktwitter

 
 
Luis Gutiérrez Rodríguez

 

 

Fue la numeralia maligna, la que usan sus adversarios, ingrata a los oídos del partido en el poder, la que no tuvo espacios este primero de septiembre de 2021 en el tercer informe de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Asesinatos. Al menos 76 mil 841 asesinatos en lo que va de este gobierno, la presente administración; el promedio de homicidios dolosos ha sido de al menos 97 víctimas por día, es decir, cuatro víctimas de homicidio intencional cada hora.

Desaparecidos. Estos aciagos números no consideran un registro que ha cruzado las fronteras de muchos países: alrededor de 90 mil personas que, habiendo sido víctimas de las llamadas “desapariciones forzadas”, no han sido aún localizadas o están simplemente desaparecidas, mientras continúa el hallazgo de centenares de tumbas clandestinas con nuevos y siniestros descubrimientos.

Feminicidios. Imposible borrar esta vergüenza criminal de otra estadística: de acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en enero de 2018 hubo 69 feminicidios reconocidos por los gobiernos de estatales; en enero del 2019 la cifra subió a 74; en el mismo mes de enero de 2020 subió a 77, mientras en enero de 2021 se registraron solamente 67 casos, un nivel similar al de 2018.

Desempleo. Hay desempleo grave, por más que funcionarios sigan impasibles ante la falta de trabajo con la que sobreviven hoy millones de mexicanos. La demanda de un seguro de desempleo que mitigue el daño no tuvo respuesta alguna del presidente de la República.

La población mexicana registra a un total de 2.7 millones de personas desocupadas, según la última Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). La tasa de desempleo es del 4.7 por ciento y la tasa de trabajo informal aumentó en 7.7 por ciento, hasta situarse en el 55.6 por ciento de la población ocupada.

Covid-19. Un problema empezó a difundirse en los centros de vacunación contra Covid-19 el martes 31 de agosto: se estaban agotando las vacunas, aunque al momento de ser redactadas estas líneas el propio secretario de Relaciones, Marcelo Ebrard, virtual encargado del abasto de vacunas para México, aseguró que la vacunación se reanudaría en los primeros días de septiembre. Las estadísticas señalaban 3 millones 341 mil 264 contagios y 258 mil 491 muertes por el coronavirus en el país, desde que comenzó la pandemia.

Secas en tiempo de aguas

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) publicó en el Diario Oficial la eliminación oficial del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), aprobada desde el año pasado por legisladores de Morena. Andrés Manuel López Obrador (responsable directo de la decisión) declaró que el Fonden ya no existiría “porque era un instrumento plagado de corrupción”.

México está hoy a merced de los embates de la naturaleza: sismos destructores, inundaciones devastadoras e incendios forestales. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (concentradora de los recursos del Fonden) debe resolver cómo se redistribuirán los fondos en casos de emergencia.

El 45 por ciento del territorio nacional está expuesto a inundaciones y 40 por ciento a sismos, lo que impacta en promedio (según estadísticas), a 77 millones de mexicanos. La Coordinación Nacional de Protección Civil de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana deberá emitir las disposiciones adicionales al ámbito de atribuciones para la conducción y ejecución de las políticas y programas para la prevención, auxilio, recuperación y apoyo a la población en situación de desastre.

El dinero ahí está. El 10 de marzo del año en curso, depositaron 7 mil 891 millones de pesos (del Fonden) a la Tesorería de la Federación de la SHCP por concepto de impuestos federales, derechos, productos y aprovechamientos. Una segunda operación financiera fue hecha el 29 de julio de 2021, cuando entregaron más de 124 millones 996 mil pesos.

Hasta el momento, ni la Secretaría de Hacienda y Crédito Público ni la Coordinación Nacional de Protección Civil de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana han informado cómo se usarán esos recursos, que fueron creados durante el gobierno de Ernesto Zedillo Ponce de León y Vicente Fox Quesada, y que eran guardados para los fondos de desastres naturales.

Fenómenos hidrológicos tales como inundaciones, ciclones, lluvias extremas, tormentas, heladas, sequías, son los que se manifiestan con más frecuencia en nuestro país, señala un estudio elaborado por la Dirección General de Análisis Legislativo, del Instituto de Investigaciones de Legislativas del Senado “Belisario Domínguez”.

En muchas poblaciones del país perduran los daños causados por inundaciones, en el sureste lo sufrieron en 2018, 2019, 2020 y en la temporada actual. Hoy, mexicanos habitantes de las costas del Caribe, del Golfo de México y del Océano Pacífico ya empezaron a sufrir las embestidas del cambio climático: ríos desbordados, hogares arrasados, vehículos arrastrados, falta de electricidad, sequías prolongadas y, sobre todo, pérdida de vidas. Además, los terremotos que suelen aparecer en plazos de 5 a 7 años.

Las víctimas de la falta de previsión están a la vista. La suerte de millones de mexicanos en manos de la naturaleza.

FacebooktwitterFacebooktwitter