Contra
México, la potencia en matemáticas olvidada por el Estado

FacebooktwitterFacebooktwitter
Con cuatro medallas, México ocupó el primer lugar en la XXIII Olimpiada Matemática de Centro América y el Caribe (OMCC), realizada por Colombia de forma virtual entre el 9 y el 15 de agosto pasados. Rogelio Reyes, de Aguascalientes, ganó una medalla de oro, mientras que Isaac Montaño Manríquez, de Baja California Sur, Sebastían Montemayor Trujillo, de Nuevo León, y Mateo Iván, de la Ciudad de México, obtuvieron medallas de plata. Por tal motivo retomamos esta entrevista que arroja luz sobre un tema que nuestro país lleva arrastrando durante mucho tiempo: la falta de apoyos en una de las tantas áreas donde el talento de los mexicanos asombra a nivel internacional.

“El mayor reto es hacer entender a la sociedad en general y al gobierno en particular que las matemáticas son una herramienta lógica fundamental para ser más libres y menos malipulables”

Entrevista con María de la Luz Jimena de Teresa, presidenta de la Sociedad Matemática Mexicana Desde su creación en 1943, ¿cómo definiría la labor de la Sociedad Matemática Mexicana (SMM)?

AdrianaSanchesLa SMM busca estimular y mantener el interés por la investigación matemática en México, para lo cual se les dan a los investigadores las facilidades y apoyo que sean posibles; contribuir al mejoramiento de la enseñanza de las matemáticas en la República mexicana, tanto en las escuelas elementales como en las secundarias y superiores; publicar revistas científicas; organizar conferencias, reuniones, congresos y concursos de matemáticas; promover el intercambio de profesores mexicanos dentro y fuera del país; gestionar becas para que estudiantes, profesores e investigadores mexicanos puedan mejorar su preparación profesional en matemáticas; gestionar subvenciones del gobierno federal, de los estados y de los municipios para sufragar las finalidades de la Sociedad, y gestionar donativos de instituciones o de particulares con el mismo fin.

La SMM tiene varios comités que en general funcionan de manera autónoma, cuentan con un coordinador y muchos distinguidos matemáticos colaborando en cada comité, donando su tiempo y sus conocimientos en aras de tener un mejor país.

La Sociedad ha organizado numerosas reuniones internacionales a lo largo de su existencia. Cabe recordar, entre otras, las de los Simposios Internacionales de Topología Algebraica y de Ecuaciones Diferenciales de 1956 y 1959, respectivamente, las cuales hicieron historia a nivel mundial. Años más tarde se han realizado reuniones conjuntas con sociedades matemáticas de otros países: Estados Unidos, Canadá, Israel, España y recientemente Colombia. En 2020 tendrá lugar el 5º Encuentro conjunto con la Real Sociedad Matemática Española.

Como presidenta en funciones de la Sociedad, ¿cuáles son los mayores retos a los que se enfrenta nuestro país en el terreno de esta ciencia?

Quizá el mayor reto es hacer entender a la sociedad en general y al gobierno en particular que las matemáticas son una herramienta lógica fundamental para ser más libres y menos manipulables. Sin matemáticas no hay un verdadero desarrollo. Dotar a las personas de conocimientos profundos en matemáticas nos hace mejores ciudadanos. Nos permite entender los datos que se nos presentan, saber acomodarlos, sistematizar ideas, ordenar los razonamientos. Hay que convencer a los jóvenes de que estudien matemáticas y a los gobiernos de que inviertan en ellas y en la investigación científica en general.

Las matemáticas son una ciencia a la que generalmente no se le reconoce como prioritaria fuera del terreno académico, ¿de qué manera se refleja la importancia de su estudio y aplicación fuera de las aulas?

Las matemáticas son la base del desarrollo científico y tecnológico. Sin matemáticas no podríamos, por ejemplo, enviar imágenes desde un celular, ver un ultrasonido (hay un “traductor matemático” que convierte ondas en imágenes), utilizar buscadores de internet, entender los patrones de transmisión de ciertas enfermedades y desde luego, no podríamos construir una casa o un edificio.

Hay procedimientos que usan los albañiles, por ejemplo, que son pura geometría. Entender estos procesos les permitiría mejorar sus técnicas o ampliarlas a otras situaciones. Muchos profesionistas no saben hacer una regla de tres. Es un procedimiento útil en cientos de situaciones, conocerla nos permite no ser estafados, entender cuánto nos están cobrando de intereses, transformar una receta de cocina para más o menos gente, según sea el caso.

A pesar de que México ha sido un buen representante de esta ciencia en concursos a nivel internacional, hay un atraso en el nivel educativo de la sociedad en general, ¿de qué manera podría cerrarse esta brecha?

El problema es multifactorial y hay que atacarlo desde distintos frentes. Es claro que en lugares donde el nivel de violencia y de pobreza son enormes, difícilmente la mayor preocupación es el estudio de cualquier disciplina. A pesar de ello, hay muchas acciones que se pueden realizar para mejorar el conocimiento matemático de la sociedad: talleres, actividades para todo público que acerquen de manera lúdica las matemáticas a la gente, diplomados para profesores, programas con padres de familia, etcétera.Contra2

Recientemente los jóvenes estudiantes que participaron en la 60 Olimpiada Internacional de Matemáticas, en Reino Unido, consiguieron una medalla de plata y tres de bronce. En los medios se difundió que el apoyo para los boletos de avión de estos alumnos fue proporcionado por el cineasta Guillermo del Toro cuando los alumnos, integrantes de la Sociedad que preside, organizaron una recaudación de fondos, señalando que el apoyo del Conacyt no había sido suficiente. ¿Cómo han afectado los recortes presupuestales del Gobierno Federal a la Sociedad Matemática Mexicana?

Hasta ahora gracias al apoyo de empresas y donadores civiles hemos logrado desarrollar las actividades más importantes de la SMM. Sin embargo, de seguir la tendencia de este año, pronto tendremos que cancelar actividades y seguramente la participación de México en algunos concursos internacionales. El trabajo que hacen cientos de voluntarios anualmente se puede ver afectado drásticamente por la falta de recursos.

¿De qué otras fuentes de ingreso depende la Sociedad para continuar ejecutando su labor y de qué manera se puede apoyar?

En este momento dependemos principalmente de donativos y de aportaciones de gobiernos de los estados para concluir las actividades de este año. En septiembre serán las Olimpiadas Iberoamericanas de Matemáticas en Guanajuato. Somos país sede. El gobierno del estado ya se comprometió a ayudarnos a pagar la estancia de las selecciones que vienen a competir a México.

En octubre tenemos el congreso nacional en Monterrey, Nuevo León. Pronto iniciaremos una campaña en Donadora para financiar la participación de estudiantes de licenciatura y posgrado en matemáticas de todo el país. El Conacyt nos ha dado un pequeño financiamiento para esta actividad, pero no es suficiente.

Queremos llegar con actividades de divulgación a los 51 municipios de Nuevo León, llevar las matemáticas a la calle (https://www.youtube.com/watch?v=pzgzfIQFt0U&t=330s). En noviembre se realizará el 33 Concurso Nacional de las Olimpiadas de Matemáticas. Si todo marcha bien, será en la Ciudad de México. Aún no concretamos con la CDMX el financiamiento.

México ha resultado ganador en la Olimpiada Matemática de Centroamérica y el Caribe durante 11 años consecutivos, entre otras cosas, esta estadística muestra el gran potencial de los jóvenes mexicanos, así como la importancia de la labor que realiza la Sociedad Matemática Mexicana. En su opinión, ¿cuál es el motivo por el que no se reconoce y apoya este potencial a pesar de estos resultados tan visibles?
En general en México no hay una gran cultura científica. Hay que hacer que la gente conozca la importancia de la ciencia y esa es una de las labores de las olimpiadas científicas.

Cuando la gente oye hablar de medallas empieza a interesarse en el tema. Las olimpiadas no son sólo un concurso, son un largo proceso que involucra a estudiantes, profesores, padres de familia y comunidades. A la larga los buenos resultados hacen que se despierte la curiosidad y nacen inquietudes hacia esta disciplina.

¿Cómo vislumbra el futuro de México en el terreno de las matemáticas?
Hace falta inversión en programas desde la primaria hasta el posgrado. Sólo impulzando la ciencia seremos un país libre. Nos faltan miles de matemáticos integrados al sector productivo de este país.

La tarea es ardua y necesitamos estar acompañados por el gobierno federal y los gobiernos estatales en una cruzada por impulsar las matemáticas en todos los niveles.

FacebooktwitterFacebooktwitter